Publicidad

martes, 4 de abril de 2017

AUMENTA TU METABOLISMO: 9 MANERAS PARA CONSEGUIRLO

El metabolismo es un conjunto de procesos físicos y químicos que ocurren en las células, que convierten a los nutrientes de los alimentos en la energía necesaria para que el cuerpo cumpla con todas sus funciones vitales, como respirar, hacer la digestión, hacer circular la sangre, mantener la temperatura corporal y eliminar los desechos. Es decir que no sólo utilizamos esa energía para movernos y pensar, sino también cuando estamos en reposo.

En el metabolismo intervienen dos tipos de actividades: la fabricación de tejidos corporales y la creación de reservas de energía (conocida como anabolismo o metabolismo constructivo) y la descomposición de tejidos corporales y de reservas de energía para obtener el combustible necesario para las funciones corporales (llamada (catabolismo o metabolismo destructivo). La velocidad y el sentido en que se producen esos procesos metabólicos están regulados por distintas hormonas que se fabrican por el sistema endócrino, como la tiroxina (que se produce en la glándula tiroides) y la insulina (que se produce en el páncreas).

A continuación te doy 9 maneras de aumentar tu metabolismo y como consecuencia, obtener más vitalidad, más ganas de moverte y consumir más calorías.

1. Maximizar el músculo. Los músculos son los hornos para quemar grasa, así que asegúrate que en tu entrenamiento incorpore sesiones de trabajo muscular suficiente para construir y mantener tus músculos en óptimas condiciones.

2. Entrenamiento cardio. Mejora la definición e incide directamente sobre la grasa que recubre los músculos. Un entrenamiento aeróbico regular con el entrenamiento de fuerza es la combinación perfecta para activar tu metabolismo.

3. Estirar. Una correcta y bien planificada sesión de estiramientos  (stretching) tras la sesion de cardio y tonificación, ayudará a los músculos a trabajar mejor.

4. Pasar hambre. Comer poco o mal alimentado (dieta equilibrada) hace que el ritmo metabólico (cantidad de energía o calor que el cuerpo usa en determinada unidad de tiempo como resultado de su metabolismo, o todos sus procesos químicos), caiga y que el cuerpo retenga la grasa para prevenir la falta de energía.

5. Comer 6 veces al día. Distribuir las ingestas en seis tomas al día evita los picos de azúcar  en sangre y reduce los impulsos de comer compulsivamente.

6. Alimentación equilibrada. Una dieta sana y equilibrada fundamentada en alimentos sanos y nutritivos, limitando la ingesta de carbohidratos refinados (azúcar, harina blanca como base. Son complejos, no tienen fibra y en el cuerpo se comportan como los carbohidratos simples, es decir, se digieren a gran velocidad y el nivel de azúcar en sangre aumenta rápidamente, tan rápidamente como puede volver a caer. Son calorías vacías y su ingesta, según algunos estudios podría desembocar en la aparición de diabetes del tipo 2.). Una alimentación sana y equilibrada es la clave para que el metabolismo actúe adecuadamente. 

7. Hidratarse. Hay que beber agua, que no es lo mismo que hidratarse. Hidratarnos no significa únicamente beber agua sino que hace referencia a mantener una correcta proporción de ella en nuestro organismo, así como un correcto balance de iones en el plasma sanguíneo. La recomendación de consumo de agua diaria es de 2 litros para mujeres y 2,5 litros para hombres.
No dejes pasar más de dos horas sin beber. Además beber agua te ayudará a sentirte saciado durante más tiempo evitando comer cuando no toca.  

8. Dormir. Dormir mal y poco tiene efectos negativos  muy serios en nuestra salud. El sueño es reparador, y para ello es necesario dormir entre 7 y 8 horas cada noche lo que nos hará funcionar bien durante el día y funcionar bien significa: buena concentración, buena memoria, buen humor y una actitud optimista.

9. Controla tu estrés. El estado de ánimo es una actitud o disposición emocional en un momento determinado. No es una situación emocional transitoria. Es un estado, una forma de permanecer, de estar, cuya duración es prolongada de horas o días. Mantener una actitud positiva frente a los quehaceres cotidianos ayuda a mantener el estado de ánimo activado. Gestiona tu tiempo y controla tu estrés centrandote en el presente y no en los resultados.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario